28 may. 2014

Failed again

       Está claro que yo no sé llevar un blog con un mínimo de seriedad… A mí me encanta escribir, es la mejor forma en la que sé expresarme, pero esto de llevar una regularidad parece ser que no es lo mio…
       Estoy segura de que si esto fuera un trabajo o un proyecto con algún fin, no tendría problema en sacar por lo menos un post por semana, y si me apuras incluso un post al día (en los tiempos mozos en los que yo era una persona sociable, raro era el día en que no subía una entrada al dichoso Fotolog…), pero ahora ya no tengo ese impulso, y es un rollo, porque no es por falta de ideas, ni por falta de ganas de escribir, pero me cuesta horrores proponerme hacer entradas regulares, y luego mantener el ritmo… Quizá las dos primeras semanas si, incluso el primer mes, pero luego, olvídate. Y entonces es cuando me tiro media vida sin volverme a pasar por aquí más que para actualizar la mesita de noche o similares, y al cabo de meses y meses, os pongo un post de disculpa y luego vuelta a empezar ^^U

       En fin, lo que os quería decir; que yo vuelvo a tener el mono de escribir y todo eso... La inspiración está ahí, quizá me falta un poco de motivación, pero bueno, vosotros me deseáis suerte, y yo ya hago lo que pueda, veremos si esta vez consigo mantener el propósito un poco más de tiempo xD. 

28 jun. 2013

Último [ABChallenge - U]

La gente siempre habla de lo importantes que son las primeras veces. El primer paso, la primera palabra, el primer amor, la primera vez que haces algo que nunca pensabas que llegarías a hacer.

Es muy bonito hablar de las primeras veces. Compartir tus experiencias con otras personas. Ver ese brillo en los ojos de otra persona mientras te cuenta con toda la ilusión lo bonito que fue el primer beso con la primera persona importante en su vida. O la sonrisa e incluso las lágrimas de felicidad de una mujer que ha sido mamá por primera vez en su vida.
Las primeras veces pueden ser bonitas o desastrosas, pero siempre se recuerdan con un deje de nostalgia.
Pero nadie da tanta importancia a las “últimas veces”. 

Quizá porque no son previsibles la mayoría de las veces. Quizá porque nadie nos avisa de que esa es la última vez que vamos a hacer algo. Quizá porque no somos tan conscientes de que en la vida puede haber cambios repentinos (o tan lentos que no nos damos cuenta) que le den la vuelta a nuestro mundo.
No le ponemos la atención ni le damos la suficiente importancia hasta que ya es demasiado tarde para darse cuenta. No guardamos el recuerdo con la misma nitidez ni con el mismo mimo.

Una persona puede recordar toda la vida como fue la primera vez que montó en una bici sin ruedines, pero seguro que el anciano que ahora necesita bastón para andar no recuerda cómo fue su último viaje en bicicleta.
O quizá recuerdas con gran nostalgia el primer beso que te dio aquella niña de tu clase en un juego de críos, pero no como fue la última vez que tu chica te besó y te dijo que te quería.
Son cosas que vivimos día a día y a las que no damos importancia porque creemos que van a haber muchas más veces. No somos conscientes de que puede ser la última vez que hablemos con una persona, le demos un abrazo a un amigo, salgamos a pasear con nuestra madre, o corramos por la playa con nuestro perro.

Quizá suene demasiado trillado, pero yo voto a favor de disfrutar cada momento como si fuera el primero, y atesorarlo como si fuera el último.



Relato para la letra U del ABChallenge


27 jun. 2013

True story: Chicles o cómo morirse de vergüenza

Esta anécdota ocurrió cuando yo hacía primero de bachillerato, hará ahora unos 7 años.

Yo estaba en la media hora de descanso de la mañana (la "hora" del patio de toda la vida, vamos) en la planta baja de mi instituto, esperando delante de un aula a un profesor con el que tenía que hablar. 
Estaba sentada en el suelo delante de la puerta, en plan indio, con las piernas cruzadas y la mochila encima, ocupando el mínimo espacio posible en aquellos pasillos tan estrechos, y hartándome de galletas de chocolate. 
(Ahora que os he puesto en situación, tengo que haceros saber que yo el 80% del tiempo estoy comiendo chicle. Esto es un hecho que sabe cualquiera que me conozca. Puedo beber con el chicle en la boca, hablar, comer, y se han dado casos en que incluso me he dormido comiendo chicle. Es una habilidad inútil, pero es lo que tengo.)
El caso es que en aquella ocasión concreta, como las galletas se desmigajaban mucho, decidí quitarme el chicle de la boca y, por no moverme, lo estuve aguantando en la mano mientras desayunaba a la espera del profesor.

Estando yo en aquella situación, con la mochila encima, migas de chocolate por doquier y el chicle en la mano, me grita una voz desde alguna parte del pasillo (que aun no se cual es porque no pude ver nada y ahora entenderéis por qué) diciéndome que el profesor al que buscaba, lo habían visto en la primera planta, y que en 2 minutos tenía reunión de profesores.
Así que me levanté corriendo, me puse la mochila al hombro, cogí las galletas como pude, y fui como las balas en dirección a las escaleras que tenia a 10 pasos de donde estaba sentada. Y tal y como me levanté y dí la primera zancada, me comí de lleno a un chico al que yo, con mis gustos raros, siempre había visto guapo.
Impacté con él con tanta fuerza que lo mandé un par de pasos hacia atrás, le tiré el bocadillo, se cayeron mis galletas, y perdí mi chicle. TERROR.
Iba buscando el chicle por todas partes con la mirada, temiéndome lo peor, mientras recogía toda la comida del suelo a la vez que le pedía perdón sin parar. Cuando le di su bocadillo, mis sospechas se hicieron realidad: le había pegado el chicle en la mano.
Yo creo que ni siquiera se había enterado, porque me miró con cara rara cuando vio que le cogía algo de la mano y salía corriendo (no sin antes darle un golpe con la mochila otra vez, no fuera a ser...).


A este chico lo he vuelto a ver un montón de veces más. De hecho, casi me da un ataque cuando vi que al año siguiente cuando repetí curso, estábamos en la misma clase.
Pero nunca me ha dicho nada sobre el tema, yo creo que con el caos de la situación, igual ni me vio la cara lo suficiente como para identificarme. O ha preferido suprimir aquel momento tan surrealista de su memoria. Cualquier opción me vale.



¿Moraleja?

No llevéis chicles masticados en la mano. Es una guarrada. Y se los podéis pegar a alguien por accidente, que es más guarrada todavía.
Cogéis el chicle y lo envolvéis en un pañuelo, o en el envoltorio de lo que os estéis comiendo, o os lo tragáis, o lo lanzáis por una ventana. O aprendéis a comer con el chicle en la boca sin que se os llene de migas, como una servidora. O coño, sed personas normales y no seáis vagos como yo y lo tiráis a una puta papelera.



20 jun. 2013

Soy un escritor

"Soy un escritor.

Los personajes que yo creo
                                 no son yo.
Son una parte de mí.
Son la parte de mi que es
                                 el aventurero.
                                 el romántico.
                                 el guerrero.
                                 la princesa.
                                 el héroe.
                                 el villano.
                                 el raro.
                                 el amigo.

Son las partes de mí que escondo.
                                 que me gustaría ser.
                                 que he sido.
                                 que seré.

Cada historia está basada en una verdad."




Tengo que aclarar que este texto no es mío. Lo vi en internet, y por desgracia no conozco la fuente para dirigiros a ella. Pero no podía resistirme a ponerlo porque no podría haber más verdad en este texto (por lo menos en mi caso, no se si otra gente que escriba no se sentirá así ^^U).


12 jun. 2013

Viernes [ABChallenge - V]

Iba, como siempre, abstraída en la música de su mp3. Los viernes eran los peores días porque volvía a casa con el tren en plena hora punta y tanta gente la sacaba de sus casillas. Por suerte los auriculares la aislaban del resto del mundo.

Salía de la estación del tren abriéndose paso entre la multitud tan bien como podía sin llevarse a nadie por delante, cuando un tirón de la coleta la hizo girarse bruscamente, bien dispuesta a gritarle un par de cosas al gracioso de turno.
Su mal humor se disipó tan rápido como le había llegado en cuanto vio de quién se trataba. Una sonrisa enorme se dibujó en su cara.

- ¡Ey!, ¿qué pasa, desaparecido? – Le dijo al chico mientras le saludaba con dos besos sin parar de sonreír – hacía eones que no coincidíamos… 
- Lo sé, lo sé, es que ya no cojo tanto el tren... con esto del curro... 
- Hoy he pasado por la estación del centro y me he acordado mucho de ti, te he echado de menos todo este tiempo sin vernos, me tienes abandonada, ya te vale. 
- ¿Qué pasa? ¿que no tienes un novio que te llene? – la chinchó él, alzando una ceja. 
- Me llena, me llena. – asintió ella solemne sin perder el buen humor. Parecía mentira que habiendo pasado más de un año desde que se vieron por última vez, las costumbres de provocarse el uno al otro no se hubieran perdido. Le dedicó una mirada divertida. – Pero tú eres especial, ya lo sabes. 
- ¿Me estás diciendo que quieres que te llene yo también? – le dijo él, con una sonrisa pícara. 
- Me conformo con que me acerques a casa en coche, como en los viejos tiempos. 
- Yo también te he echado de menos, viejuna – le pasó un brazo por los hombros y la condujo entre la gente hacia la salida de la estación. 
- Ya lo sabía.


Lara x Logan
Relato para la letra V del ABChallenge 

4 jun. 2013

A-B-Challenge

En vista del éxito con el anterior reto, que me inspiraba poco o nada, me he decidido a hacer otro tipo de reto que me anime a escribir, pero que me de algo más de libertad para elegir tema. ¿Dónde esta el reto si puedo elegir el tema? pues no lo se. Pero me he empeñado.

Como os podréis imaginar por el título de la entrada, el reto consiste en escoger un tema para una escena o relato corto que empiece por cada letra del abecedario.
Yo he obviado la Ñ y la X, porque yo lo valgo no encontraba palabras que me llamaran la atención para esas letras. El resto de las palabras las he escogido con Zala, que se apunta a un bombardeo ha aceptado hacer el reto conmigo :)
EDITO: en vista de que lo estoy dejando de lado como todos los retos que me propongo, le bajo la dificultad una vez más, y cambiaré algunos temas según me parezca, porque yo lo valgo

Así que aquí os dejo la lista, espero que este me inspire algo más y no acabe dejándolo a medias también.


2 / 25 relatos. 8% completado
mira qué graciosa la barra, que se llena desde el centro

A - Avión
B - Beso
C - Caída
D - Dunas
E - Espada
F - Fuego
G - Gurripato
H - Hermano/a
I - Imaginación
J - Juramento
K - Karma
L - Leyenda
M - Máscara
N - Nuevo/a
O - Oscuridad
P - Pequeño/a
Q - Quimera
R - Recuerdo
S - Seducción
T - Tatuaje
U - Ultimo/a
V - Viernes
W - Wi-fi
Y - Yo
Z - Zarpa

31 may. 2013

Dafuq did I just read? - Indignación máxima

Vale, vamos a ver.
Mantengo desde la última entrada eso de que no es mi estilo ir haciendo reseñas de libros porque no me considero una experta en literatura ni mucho menos. Simplemente me gusta leer, y dentro de los estilos que me gustan, leo muchísimo. Pero como lectora y escritora por hobby que soy, sin ningún tipo de estudios sobre el tema (que aquí una es de ciencias), no me puedo considerar experta.

PERO

Igual que yo considero que -por lo menos por el momento- no soy suficientemente buena como para publicar un libro, hay muchos autores de ahora que deberían replanteárselo.
Estoy empezando a hartarme de leer libros (y esta vez ya no pongo títulos y autores, porque me he encontrado más de uno desde la última reseña) que podrían tener una historia fantástica de ésas que te dejan con la cosilla dentro cuando te los acabas, pero por varias razones, se quedan en libros que tirarías por la ventana sin remordimiento alguno (bueno sí, que los libros son caros y los ebooks más).

Un autor con mala redacción es lo peor. Quiero decir, no se exactamente como va esto de publicar un libro (si alguien lo sabe, que me ilumine un poco, que me gustaría estar algo más enterada), pero creo que uno de los pasos antes de publicar, es que la editorial o quien sea, se lea tu libro, y se entere de qué va y cómo está escrito. Entonces mi duda es: ¿cómo es posible que se publiquen libros con una estructura que no deja nada que desear a las redacciones que se escribían en primaria para contar las vacaciones de navidad? ¡Y ya no digamos con palabras mal utilizadas o faltas de ortografía! Yo me indigno, en serio.

Con la de posibilidades que hay ahora para dar a conocer tus trabajos (blogs, concursos literarios, webs comunitarias para subir tus textos) yo creo que lo mejor es empezar desde abajo, y ahí ya si triunfas, te animas a publicar o lo que sea.

Pero que no es solo culpa de los que escriben eh, ojo. Todo el mundo tiene derecho a intentar conseguir una meta como puede ser publicar un libro. También es culpa de los señores que se las publican. Esta gente tendría que ser un poco mas consciente de lo que esta aceptando y vendiendo con su editorial.

Y ahora me diréis "Pero esto es cuestión de gustos, que no te haya gustado a tí no significa que a otra persona no pueda gustarle". Obviamente. Ya se que si no hubiera gente que lo leyera no los publicarían. 
Entonces dejemos a un lado el tema redacción, obviemos la forma de escribir de los autores. Pero ¿y las faltas de ortografía? por ahí si que no paso. No puede ser tan difícil pasar un corrector por un texto que vas a vender ¿no? 
Y mira, obviemos también eso, a todo el mundo se le puede pasar una falta o dos en un libro de 500 páginas (aunque quiero que conste que si me quejo no es porque haya dos faltas precisamente) ¿Qué pasa con el mal uso del vocabulario? por ejemplo el famoso de sobremanera, o cosas como aterrado de frío en vez de aterido o al revés (que me he encontrado los dos casos). ¿De verdad eso no se revisa antes de publicar? Porque una cosa es que el autor cree una forma de hablar incorrecta para algunos personajes a propósito, y otra que el autor meta en sus textos palabras que quedan "bonitas y cultas" pero que no sabe como usar.


Quizá es que soy una tiquis-miquis, pero no se, como devoradora de libros que soy, encontrarme con una buena historia destrozada por una mala redacción o algo así, me toca los ovarios, qué queréis que os diga.