3 dic. 2010

Consulta nº13: Día 1

- ¿Y ya sabes lo que dice ella de ti?
- Créeme cuando te digo que no me importa… O quizá sí, pero prefiero no saberlo…
- ¿Y eso?
- Me agobiaré más si lo malo que dice de mí es una verdad… ya sabes, por eso de que las verdades duelen…
- Y que aquella a la que odias tenga esas dosis de razón…
- Ah, eso nunca es bueno. Por eso prefiero no saberlo. Si escuchara lo que tiene que decir de mí y tuviera que darle la razón, estaría cogiendo la pistola del lado equivocado y el tiro iría a mi cabeza, no a la suya. Además, se que seguramente entre todas las mentiras que se inventa tiene que tener algo razón en lo que dice de mí, sino no me caería así de mal.
- Algún gran pensador dijo algo por el estilo.
- Ya lo sé, hace poco estuve leyendo citas célebres. Nietzsche cada día me gusta más.
- Al menos eres sincera contigo misma…
- ¿Porque me gusta lo que dijo ese hombre de nombre impronunciable en sus días de gloria?
- No, porque eres capaz de dar la razón a tus enemigos.
- No me gusta tener que dársela, por eso no les escucho.
- Bien hecho. Es una buena técnica.
- Puede que sea una persona pragmática, pero no gano nada quitándole la razón al que la tiene.
- Y tú tienes razón diciendo eso.
- Me gusta tenerla.

1 comentario: