28 jun. 2013

Último [ABChallenge - U]

La gente siempre habla de lo importantes que son las primeras veces. El primer paso, la primera palabra, el primer amor, la primera vez que haces algo que nunca pensabas que llegarías a hacer.

Es muy bonito hablar de las primeras veces. Compartir tus experiencias con otras personas. Ver ese brillo en los ojos de otra persona mientras te cuenta con toda la ilusión lo bonito que fue el primer beso con la primera persona importante en su vida. O la sonrisa e incluso las lágrimas de felicidad de una mujer que ha sido mamá por primera vez en su vida.
Las primeras veces pueden ser bonitas o desastrosas, pero siempre se recuerdan con un deje de nostalgia.
Pero nadie da tanta importancia a las “últimas veces”. 

Quizá porque no son previsibles la mayoría de las veces. Quizá porque nadie nos avisa de que esa es la última vez que vamos a hacer algo. Quizá porque no somos tan conscientes de que en la vida puede haber cambios repentinos (o tan lentos que no nos damos cuenta) que le den la vuelta a nuestro mundo.
No le ponemos la atención ni le damos la suficiente importancia hasta que ya es demasiado tarde para darse cuenta. No guardamos el recuerdo con la misma nitidez ni con el mismo mimo.

Una persona puede recordar toda la vida como fue la primera vez que montó en una bici sin ruedines, pero seguro que el anciano que ahora necesita bastón para andar no recuerda cómo fue su último viaje en bicicleta.
O quizá recuerdas con gran nostalgia el primer beso que te dio aquella niña de tu clase en un juego de críos, pero no como fue la última vez que tu chica te besó y te dijo que te quería.
Son cosas que vivimos día a día y a las que no damos importancia porque creemos que van a haber muchas más veces. No somos conscientes de que puede ser la última vez que hablemos con una persona, le demos un abrazo a un amigo, salgamos a pasear con nuestra madre, o corramos por la playa con nuestro perro.

Quizá suene demasiado trillado, pero yo voto a favor de disfrutar cada momento como si fuera el primero, y atesorarlo como si fuera el último.



Relato para la letra U del ABChallenge


2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho esta entrada, felicidades ;___; ...feelings muchos

    ResponderEliminar
  2. No es semintaloide, creo que tiene un punto de inteligencia emocional de la que tanto carecemos... porque si fueramos un poco más listos esos pequeños detalles no se nos escaparían

    Esa frase también tiene un doble uso, cuantas veces hemos oído en forma de aviso vago "- que sea la última vez!..." y hacemos caso omiso, quizás como acto de rebeldía para "disfrutar el momento y atesorarlo como si fuera el último".

    Me gustan los textos que me hacen pensar

    ResponderEliminar